Coworking ¿Cómo empezó todo?

Sabemos que en los últimos años, los espacios de trabajo compartido han experimentado un gran incremento de popularidad y uso. Y no sólo por parte de autónomos y emprendedores. También las empresas de diversos sectores valoran cada vez en mayor medida lo que los espacios de co-work ofrecen.

Pero el concepto revolucionario de co-work, que rompe con la fórmula tradicional establecida en el mercado laboral, surgió hace ya más de 20 años, en la ciudad de Berlín.

Así empezó todo:

1995 C-Base (Berlín)

El C-base se considera uno de los primeros modelos de espacios de coworking.

Surgió en Berlín, probablemente no por casualidad, ya que es una de las ciudades más innovadoras del mundo.

El C-base nació como una asociación. Se creó con la idea de ser un espacio orientado a una comunidad con intereses comunes (las computadoras y la tecnología) trabajando bajo el mismo techo.

Este proyecto berlinés, junto con Metalab en Viena, inspiró el nacimiento de muchos espacios de coworking similares en los Estados Unidos.

1999 Se utiliza por primera vez el término “coworking”

DE KovenEn 1999, el diseñador de videojuegos americano Bernie DeKovemdedicado sobre todo a estudiar los beneficios de los juegos, creó la palabra “coworking”.

Definió el concepto como “working together as equals“ (trabajar juntos como iguales), lo que contrasta con el “working together, yet separate“ (trabajar juntos aunque separados), la forma de trabajar tradicional.

Esta sigue siendo una de las bases del concepto de coworking y del trabajo colaborativo.

2002: comunidad de emprendedores en Viena

En 2002, dos emprendedores austríacos, con otros socios y colaboradores (arquitectos, consultores de comunicación y relaciones públicas, startups, etc.) dejaron de trabajar desde casa para abrir su propia comunidad: Schraubenfabrik.

Aunque no se definiera como un coworking, este espacio estaba pensado exclusivamente para la comunidad de trabajadores y socios y su comodidad en su vida laboral.

2005: surge el primer espacio oficial de coworking

En 2005, el programador Brad Neuberg lanza oficialmente el primer espacio de coworking en San Francisco, una asociación que empezó ofreciendo entre 5 y 8 escritorios dos días a la semana, con wifi y comidas compartidas. Un año más tarde, el espacio cerró para dar paso en 2006 a la conocida Hat Factory, actualmente también cerrada.

Fue durante esos años cuando empezaron a abrirse varios espacios de coworking con un espíritu similar.

También fue el momento en el que se expandieron los cibercafés como lugar de trabajo. En 2005 se abrió una de las primeras cafeterías en Berlín con wi-fi abierto a todo el mundo, dónde cualquier usuario podía ir a trabajar con su portátil.

En 2007, en Francia se abre La Boate (Marsella) y en 2008 La Cantine y La Ruche (París).

La Ruche

2007: el coworking se convierte en tendencia

En 2007 el coworking empezó a considerarse una nueva tendencia dentro la base de datos de Google y otros buscadores de internet.

Desde entonces, el volúmen de búsquedas de “coworking” y otros términos relacionados, como el de nómadas digitales, no ha parado de crecer.

2017: Expansión, diversificación y especialización

En los últimos años, los espacios de coworking han proliferado  por todos los continentes, cambiando la forma de trabajar de millones de personas y aportando valor al día a día de autónomos y pequeñas empresas.

Cada espacio de trabajo compartido tiene su propia idiosincrasia y agrupa personas con ocupaciones, intereses y/o gustos similares para ofrecer las mejores prestaciones a sus coworkers.

En la actualidad existen unos 14.000 coworkings en todo el planeta y alrededor de unos 240 en Barcelona. Pero ninguno es como nuestro Felisa CoWork 🙂

Sin Comentarios

Dejar comentario