Esta Navidad regala emoción

Se acercan fechas en que, seamos de los que nos encanta la Navidad o de los que no la podemos soportar, todos vamos a tener algo en común: nos volveremos locos con los regalos 😉

Los regalos son oportunidades únicas para decirle a alguien que le quieres, que le conoces bien y que  sabes mejor que nadie lo que necesita o lo que lleva tiempo esperando.

Visto así, parece una tarea bonita y hasta sencilla pero, con la Navidad, puede resultarnos monótona, tediosa y estresante.

Hay gente que tiene un don a la hora de hacer regalos. Siempre acierta, siempre sorprende. Parece que domina el arte de regalar de manera natural. Normalmente, se trata de personas observadoras y atentas, que saben escuchar y captar los anhelos de los otros, para posteriormente convertirlos en regalos.

Sin embargo, la Navidad supone un reto para cualquiera. ¿Cómo es posible encontrar, un año más, regalos para todos nuestros seres queridos acertando sin caer en los tópicos y típicos regalos?

Como norma general, que también puede aplicar para casi todo, a la hora de adquirir un regalo, siempre debería primar el cariño y el buen gusto (en el sentido de no regalar algo que pueda ofender).

La fundadora y alma de Felisa, Ángela Porcel, coach, trainer y consultora, nos ofrece los siguientes consejos para ayudarnos a tomar decisiones, reducir el estrés y la inversión en regalos. Seguro que si los seguimos estas fiestas, además tendremos la conciencia más tranquila.

  • Piensa en las personas a las que quieres hacer un regalo, personas importantes para ti, a las que te hace ilusión regalarles algo.
  • Haz una lista con el regalo no material que crees que podría disfrutar esa persona: algo para compartir contigo, un regalo hecho por ti, una experiencia…
  • Recuerda que menos objetos equivalen a más espacio. Vivir algo es más recordado y une más que cualquier objeto: regala emoción.
  • No regales por obligación. Ese regalo no llega a la persona, se nota que es por compromiso, y por tanto no tiene sentido hacerlo.
  • Prioriza la calidad, no la cantidad. Un buen regalo, aquel que está meditado y trabajado, tiene el mismo efecto en quién lo recibe que muchos regalos vacíos de significado.
  • Piensa que menos compras equivalen a tiempo y dinero ahorrados que puedes emplear en experiencias de calidad con los demás.
  • Intenta comprar productos locales y de pequeños productores. Busca en mercados navideños, piensa en la cosmética o la gastronomía ecológica…

 

 

En otro sentido, a la hora de regalar, también nos pueden ayudar los consejos de expertos en protocolo y saber estar. Según su criterio nos fijaremos en lo siguiente:

  •  Pensaremos en los gustos y preferencias de la persona destinataria del regalo, no en los nuestros. Parece una obviedad, pero no debemos olvidarlo.
  •  Procuraremos no hacer regalos por encima de nuestras posibilidades. No sólo estaríamos haciendo un esfuerzo extra e innecesario sino que, además, podríamos poner en un compromiso a la persona para la que compramos el regalo.
  •  Para elegir bien, no debemos dejarnos llevar por los tópicos. El criterio debe ser propio, personal, en función de nuestras observaciones.
  •  Sorprender, pero con moderación. A todo el mundo no le gustan las sorpresas. Una vez más, deberemos pensar en la persona regalada y sorprenderle como le gustaría.
  •  Por último, es muy importante cuidar la presentación. La imagen, como sabemos, es decisiva para la impresión a causar. Hacer regalos con una apariencia atractiva los hace doblemente deseables.

Y no debemos olvidar que saber hacer regalos está muy bien, pero también hay que saber recibirlos. Así pues, cuando recibamos un regalo lo correcto es mostrarse agradecido. Siempre.

Esperamos que estos consejos resulten utiles estas fiestas y siempre que tengáis que regalar.

 

 

Sin Comentarios

Dejar comentario