¿Quien es Felisa?

Mucha gente me llama por teléfono o se pasa por aquí y me pregunta si yo soy Felisa, así que he decidido explicar un poco la historia de porqué este espacio tan agradable y singular se llama Felisa CoWork.

FelisFelisa Originala fue una chica que nació y se crió en un pueblo de Valladolid, allá por los años 30. Era una niña de una familia sencilla, de ganaderos y agricultores. A los 12 años quedó huérfana de madre, y al ser la mayor de todos los hermanos, tuvo que hacerse cargo de la casa y cuidar de todos.

En los años 50 conoció a un chico, también allí en Valladolid, y al poco tiempo se casaron. Con mucho cariño, poco a poco fueron llegando 4 hijos, lo que la mantuvo bien ocupada. Además tuvieron que mudarse a Cádiz por motivos de trabajo de su marido.

Felisa no llegó a estudiar en la universidad, pero su interés por el aprendizaje le llevó a formarse para educar en pequeñas escuelas rurales. Así empezó a trabajar al mismo tiempo que veía crecer a sus hijos.

Ella era una mujer moderna, que seguía las tendencias en moda, cocina y cultura. Era además una persona inquieta, con curiosidad por aprender y hacer cosas nuevas y diferentes.

Y ahí estaba Felisa, en una ciudad que no era la suya, con una profesión nueva, con 4 hijos, un marido con carrera en la educación y en la política…y aún así, ella quiso contribuir con algo más, aún podía con más.

Y es así como nació la librería “Porcel-Seoane”. Una librería de libros educativos, pequeñita e útil. La librería la montó junto con su marido, con esfuerzo y esmero. Foto CadizEste fue una de los últimos proyectos que mi abuela realizó. Al cabo de los años y siendo bastante joven, Felisa murió. La librería se traspasó, y con los años acabó desapareciendo.

Cuando pienso en mi abuela pienso en qué complicado debía ser el ser mujer emprendedora hace 40 años, ¡si incluso ahora es difícil! ¿De dónde pudo sacar ella la energía, el tiempo y la dedicación para llevar a cabo su proyecto? ¿Cómo aprendió a gestionar un negocio? ¿Cómo pudo conciliar? Aún así, su carrera prosperó y salió adelante, imagino que gracias a las ganas y la valentía que la caracterizaban.

Mi abuela Felisa me inspira para darme cuenta que en la vida nunca sabes qué puede pasar, y que si alguna vez tengo que evaluar el camino andado, me gustaría mirar atrás y ver realizados todos esos proyectos e ideas que a lo largo de los años me he ido imaginando y he querido llevar a cabo. Uno de esos proyectos ha sido este espacio de coworking, formación y coaching, así que he querido hacer un tributo a mi abuela y lo hemos llamado como ella.

Para realizar tus ideas y proyectos, evidentemente hay que ponerse las pilas y ser valiente para sacarlo adelante, porque las cosas no siempre salen fácilmente. Lo mejor de todo, es que al igual que mi abuela, sé que tengo unas buenas herramientas para conseguirlo: motivación, soporte de gente querida, curiosidad, paciencia y capacidad de aprendizaje.

¿Y tú? ¿Qué herramientas tienes para conseguir lo que quieres?

 

 

1Comentario
  • Gracia

    24 agosto, 2015 a 7:17 am Responder

    Que entrada más bonita! Gracias Angie, por compartir trocitos de tí y de tu historia. 🙂

Dejar comentario