¿Morning or Afternoon person? La clave para una mayor concentración

Morning or afternoon person

En nuestro coworking revisamos los hábitos que contribuyen a la concentración ¿Morning or Afternoon person?

 

¿Eres de aquellas personas a las que les cuesta la vida levantarse y no para de poner el snooze en el despertador? Desde que tengo uso de memoria recuerdo cambiar la hora del despertador al menos 3-4 veces por las mañanas. Yo soy de aquellas personas que se levantan ya arrastrándose. En el coworking hablamos de cómo afecta esto a nuestra concentración. En mi caso, según va pasando el día voy cogiendo carrerilla para terminar con las pilas puestas. Y por la noche me obligo a ir a la cama a dormir para no tener que arrastrarme más al día siguiente.

Sin embargo conozco a muchas personas que se despiertan sin despertador o antes que la alarma suene, y de un salto se ponen en marcha. Avanzan por la casa rápido, preparándose y con energía. Son los que salen de casa con las pilas puestas.

Y entonces me pregunto cómo eso se refleja en el día a día del trabajo. Aquí en nuestro coworking debatimos mucho sobre concentración y nos encontramos con un poco de todo. Tras observar a varios coworkers y un poco de reflexión sobre como esto me afecta a mi, he terminado por ajustar mi día a este conocimiento. Aquí tienes algunas claves que te pueden ayudar a ser más eficiente en cómo te organizas el día.

 

  1. Reflexiona si eres Matutino o nocturno. Lo más importante es darte cuenta que nuestros niveles de energía fluctúan y que lo mejor es que nos organicemos lo más acorde a esto. Algunas pistas para saber si eres morning person o afternoon person: lo que te cuesta levantarte, en que parte del día eres más creativo, cuando tienes más energía, que actividades te ayudan a estar energético…
  2. Asegúrate de organizarte el día acorde, siempre que tu trabajo te lo permita. Por ejemplo, si eres nocturno como yo, asegúrate que las primeras acciones del día son mas rutinarias: email, lecturas, facturas… y las del final del día son las más creativas o analíticas donde necesites ver la “big picture”
  3. La hora de después de comer puede ser un poco pesada y a veces sin energía. Revisa si estás comiendo lo que más te ayuda (nuestra coworker Mery Viñas  puede ayudarte con esto 😉 y también pon tareas sencillas a esta hora, como por ejemplo, alguna reunión de seguimiento.
  4. Reflexiona si dedicas tiempo en tu día a las tareas creativas y condiciona el mejor ambiente para esto. Puede ser que necesites espacio, nuestras salas del coworking pueden ayudarte a ello. O quizás necesites estar en contacto con la naturaleza. O a veces una conversación sobre el tema con otro coworker puede darte la inspiración. Lo más importante es que reflexiones sobre cómo has conseguido tus mejores ideas e intentes ver si hay un patrón que puedas reproducir. Si aun eres de los que piensas que no eres creativo, puedes revisar nuestro post de hace un tiempo aquí.
  5. Sobretodo comprueba cuales son tus hábitos de trabajo y si hay algunas opciones que puedes contemplar, por ejemplo incorporar nuevos hábitos productivos. Si te cuesta concentrarte, puedes revisar nuestro post sobre la técnica pomodoro  que te ayuda a estar concentrado. Si sueles procrastinar una tarea, quizás puedes revisar opciones alternativas: que la haga otra persona, hacerla conjuntamente con otra persona que te aporte ideas, desglosarla en pequeñas acciones y hacer una cada día en vez de todas a la vez…
  6. Garantiza acciones que te aportan energía en tus momentos más densos. Por ejemplo, algunos coworkers escuchan un tipo de música. Yo en cambio prefiero tomarme un café con uno de mis coworkers con quien me rio mucho, así que de vez en cuando le digo…Anda, ¿hacemos una pausa?

 

Esperamos que estos consejos te ayuden a concentrarte mejor. Si tienes alguno que no esté aquí, nos dices! Y si lo quieres compartir en persona con nosotros, vente a pasar un día a Felisa CoWork, estaremos encantados de compartir nuestra energía contigo.

 

Picture: Hutomo Abrianto, unsplash.
Sin Comentarios

Dejar comentario